El Reiki sirve para múltiples aplicaciones:
 
Te ayuda a estar en armonía contigo mismo y tu entorno. Por lo cuál, si estas en armonía, no sufres de estrés, no padeces enfermedades, no tiene problemas con tus relaciones, etc.
 
Lo importante de Reiki es que es una herramienta. No es una filosofía, ni una manera de pensar, ni una religión. Es simplemente la posibilidad de canalizar la energía en su estado más puro y armonioso hacia ti u otros.
 
Al ser una herramienta, se puede usar en múltiples situaciones y ocasiones, haciéndola muy práctica, ya que no requiere un estado alterado de consciencia ni una concentración especial.
 
En términos prácticos, Reiki sirve para una multitud de enfermedades y estados de ánimo. He aquí unos ejemplos:
 
Dolores Crónicos:
Aliviar dolores de artritis, reuma, artrosis, espalda y lumbares, dolores menstruales, migraña y de cabeza etc.

Lesiones:

Para acelerar el proceso de cicatrización y para soldar lesiones óseas. Reducir la inflamación en esguinces, sanar músculos desgarrados etc.
 
Infecciones:
Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico (hay mejoras documentadas en personas cero positivas, por ejemplo). Otitis, gastroenteritis, infecciones de la piel etc.

Cáncer:

Se ha usado con éxito en combinación con quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos. Puede hacer desaparecer pequeños bultos y cáncer de la piel.
 
Depresión, agresividad y otros tipos de enfermedades mentales:

Reiki sirve para equilibrar energéticamente y espiritualmente a las personas. Como resultado, las enfermedades mentales pueden desaparecer cuando la persona se encuentra en un estado de equilibrio y felicidad.
En resumen, el último punto lo dice todo. Reiki, mas que tratar enfermedades específicas, consigue un equilibrio completo a través de la Energía Universal. De esta forma, el mismo paciente "toma las riendas" de su propia sanación.
 
Físico: Dolores, lesiones, fracturas, metabolismo, sobrepeso, infecciones etc.
Mental: Hábitos dañinos, estrés, insomnio, metas concretas, etc.
Espiritual: Armonía, paz y equilibrio, sentirse "Mas cerca de Dios" etc.
Emocional: Problemas de amor, agresividad, infelicidad etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario